Derecho Aeronáuticoinspección

¿Llegó RAMPA, y ahora?

Inicialmente, debo explicar que el temo ‘rampa’ se utiliza en la aviación para designar los procedimientos de fiscalización realizados por la ANAC – representada por el INSPAC, generalmente mientras las aeronaves están estacionadas en el patio del aeródromo o en el hangar. Técnicamente, es Programa de Inspecciones de Seguridad Operativa en Rampa – PISOR.

Dicho esto, se debe decir que el objetivo de este texto es sólo transmitir algunas orientaciones no absolutas a los aeronautas brasileños que se enfrentan rutinariamente con las rampas y conocen los diversos tipos de molestias que algunas veces causan.

En este sentido, el primer punto que se recuerda es que el INSPAC es un agente público en el ejercicio de sus funciones estatales. Esto confiere a éste la presunción de legalidad y de legitimidad de los actos administrativos practicados. Además del poder de impedir o restringir el uso o el goce de bienes o derechos, tal como ocurre en las prohibiciones de establecimientos, por ejemplo.

En ese contexto, la presunción de legitimidad y de veracidad no son absolutos, o sea, pueden ser desconstituidas mediante prueba en contrario. Son, además, impuestos al particular aunque éste no esté de acuerdo y puede tener cumplimiento forzado por la ANAC, en el caso bajo comento. Debo recordar que la oitiva de testigos es un medio de prueba para el derecho, así, ayuda mucho si la fiscalización va acompañada por algunos colegas de profesión.

De hecho, son micro puntos de poder. Este poder puede llevarlo, o estimular, una serie de abusos y de conductas que son conocidas, principalmente, por los aeronautas. Como ejemplo, hay informes de INSPAC que trata al fiscalizado de forma irrespetuosa, llegando al punto de obligar al aviador. En ese contexto, puede haber incluso abuso de autoridad.

En contrapartida, algunos fiscalizados también, al que consta, en menor medida, no respetan el INSPAC. Hecho que puede ser considerado, en casos extremos, desacato a servidor público. De este modo, en ambos casos, el respeto, la polidez en el tratamiento y el buen uso de las palabras jamás debe dejarse de lado. En realidad, merece mucha atención.

En otro punto, el INSPAC no puede, por regla general, retrasar un vuelo con hora marcada y plan ya enviado. Al sumado a esto, se debe observar que INSPAC, a menos que un crimen se esté cometiendo dentro de su aeronave o con una orden judicial, no puede, sin su permiso, adentrarse en la aeronave. Esta, por supuesto, es un bien privado suyo y, por lo tanto, sólo tiene acceso que sea autorizado. De huir de esto, sería violar el derecho a la propiedad.

En efecto, el aeronauta, especialmente el piloto, estoy seguro de que todos saben, debe tener en cuenta que sólo los documentos de porte obligatorio pueden ser exigidos por el INSPAC. Estos documentos se exigen en varias normas distintas. Está disponible en Internet, una lista con los elementos que son inspeccionados por INSPAC (enlace) y otros consejos para ayudar antes y durante la fiscalización (enlace).

Además, busqué transmitir esas informaciones básicas que, espero, sean útiles en las próximas veces que usted presenciar una rampa, o sea fiscalizado en ésta.