Energía Solar

On-grid or off-grid: ¿qué cambia en el derecho?

En sistemas de energía solar (o fotovoltaica) se puede darse cuenta de dos grupos de sistemas, on-grid y off-grid. En el primero, el sistema de generación de energía está conectado a la red del concesionario de energía. En el segundo, el sistema es independiente y autónomo, usted genera y consume su propia energía.

¿Qué significa esto para el Derecho?

En el sistema on-grid, además de los costos con instalación y equipamientos, usted debe vencer la burocracia para conectar su sistema en la red eléctrica y así poder usufructuar de las bendiciones.

Esto, en Brasil, está regulado por la Resolución Normativa nº 482 de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica – ANEEL, de 2012 (regula los sistemas de micro y minigeneracion distribuido). Antes de la conexión, la concesionaria de energía eléctrica debe realizar una inspección y verificar la calidad de los equipos y de la instalación, etc. Esto para mantener el sistema de distribución seguro, ya que la concesionaria es jurídicamente responsable del servicio que presta.

Por otro lado, en el off-grid, no hay esa burocracia, pero el propriatario debe ser consciente de la responsabilidad que tiene sobre su sistema. En este caso, no hay necesidad de la inspección mencionada en el on-grid, pero el propietario (resalvada la hipótesis de responsabilidad del proveedor) es responsable de daños que causen a terceros.

Suponiendo un sistema fuera de red instalado incorrectamente. Este sistema se calienta a punto de provocar un incendio que afecta a los inmuebles vecinos. En ese caso, el propulsor del sistema puede ser responsabilizado por el daño que causó a los vecinos.

Así, la facilidad del sistema off-grid debe ser usada con responsabilidad, pues un sistema mal instalado o de baja calidad puede traer serias consecuencias jurídicas para el propietario de éste.